Notas de viaje de dos malungos, note di viaggio di due malunghi: Colombia, Italia, India, Nepal, Thailandia, Burma/Myanmar.

Archive for May, 2011

108 Budas con sus velas.

He querido escribir en este andar, entre los colores de este lugar, entre su olor a incienso, las calles de piedra y ladrillo de Bouhda. También entre las calles de polvo y gente con máscaras buscando protegerse de la tierra que sube caliente por entre los carros, ahí, en el otro mundo, ese que existe afuera de Boudha con sus historias y mercados.

Me gusta la manera simple que tengo de escribir en esta espacio, en la que aprendí a hacerlo y de la que ya no puedo desprenderme cuando quiero hablar de los ojos de Amala, la señora tibetana que atiende en el Double Dorjee, un restaurante típico tibetano metido en un cuartico que se atiene a su oscuridad y usa un par de velas como arma cuando no hay luz. 5 mesas, sillas amplias de sala antigua cubiertas con trapos blancos, un collage del Dalai Lama, banderas tibetanas y una foto de John Travolta debajo de la Rueda de la Vida hacen parte de su decoración, sin olvidar lo que hace maravilloso ese lugar: ¡la torta de manzanas y la sonrisa de Amala que es Mamá en Tibetano!

.Los días pasan al lado de la Stupa, una construcción cuadrada y redonda que tiene en su punta los ojos grandes del Buda llamando a la consciencia… color, color, color. La simbología de cada una de sus partes recuerda que todos los seres humanos somos luz y es una realidad cuando los pies se animan y caminan alrededor de ella, una, dos, tres veces… sólo el estar ahí al lado prende una llamita adentro y por un segundo todo es transparente, aún entre la lluvia, en la noche, en los días con su sol. 108 Budas con sus velas.

Quiero contar del dolor que nos da tomar las maletas y salir -que es un seguir finalmente- de este lugar que nos ha

enseñado a estar más cerca de nosotros mismos a explorar lo que queremos, que nos ha llevado al lado de personas como Suamana, una mujer impresionante que, más allá de ser mi maestra de Ayurveda, es una maestra en si misma, por la forma tranquila y amorosa que tiene de estar en el mundo, por dar a los demás sin tregua, por darse a si misma sin tregua. A su lado he explorado la comunicación a través del tacto, de los puntos -silenciosos conectores de órganos- en los cuerpos de todos los pacientes que llegan: mujeres, hombres, cuerpos gordos, delgados, inmaculados de limpieza y con capas de un mugre que se escapa con el aceite entre los dedos. Todo, todos universos maravillosos e insondables.

.

.

En este relato pasaría a los niños con los que he trabajado, su inocencia y humildad, sus miradas penetrantes y la magia que los envuelve alrededor de los juegos, de los cuentos, de la infancia que me invita siempre a volver a la mía misma. Sus historias de ensueño pero también de calle enfrentándose a un mundo que yo ni siquiera puedo imaginar. Su valentía persiste y me llena cada día. Me llena para tener la fuerza de entrenar a los profes en Educación para la Paz, para llevar a Maya, Rosina, Ruby y Taluk en el centro de mi inspiración al ser profes hoy, después de vivir en condiciones muy difíciles. La manera en la que se acercan a los demás, como se apropian del mundo, la forma rica en la que comen me hace dar más de mi misma. La fortuna de los pasos simples, la alegría por el hecho de existir.

Dejo por fuera la meditación, el aire, las plantas, la comunidad tibetana con la que trabajo y su lucha por la libertad en medio de la opresión que es silencio. Dejamos por fuera esta voz conjunta, que es nuestra: ¡Malunga!

Todo lo demás que no se cuenta, que no tiene palabras y que está acá con nosotros, en Nepalí, en Tibetano.

Así anda narrando mi corazón que está a punto de dejarse ir, de desprenderse de éste, tan sólo un lugar.

.

.

.

.

.

.

.

P.


Life @ Boudha. F.

We have been living in Boudha for many months now. In Nepal, in Kathmandu, but first of all in Boudha.

Many things to do here, to Educate, to Educate for Peace. Many things to do, yes. We tried to do it, for Tibetan Refugees and Exiles in Nepal, for women and youth, for street children.

To educate, to Peace Educate.

Peace. Here in Boudha it is what you breathe, every day: Peace.

Coming back home, coming back to our home in Boudha, the huge eyes of the big stupa of Boudha.

Difficult to explain how those big eyes make us feel mindful, present, alive, aware of been alive, and so happy to be.

Those big open eyes, reminding to keep our eyes open. Open to who we are, open to what we want, to our mind and heart.

To our minds and hearts.

Monks, Amala’s, Tibetan and Nepalese children, mothers, even dogs, all of them walking clockwise around the Stupa.

All of them turning the 108 prayer wheels around it, in order to remind themselves that everything changes, all the time, every day, that we are turning around ourselves.

Everything is a wheel.

End is beginning.

Samsara.

But the prayer wheels, all of them, contain a Mantra, that goes out of the wheel with each turn.

.

.

A mantra, that can escape from the neverending chains of beginning-end, a mantra that can make us step up the Stupa, aware and mindful, instead of going around it.

.

A mantra that is inside each wheel, inside everything.

Inside ALL of us.

.

During these months in Nepal we are giving all we can, to Peace, to Education, to Peace Education.

We tried to give Peace, and we received, we breathed, Peace.

So much, Peace.

Om-Mani-Padme-Hum.

F.


100 metres to Nirvana.

DSC07148pIt is, and it was (like here).

It’s much easier than what they told you:

It’s enough to follow the street signs.

Then at the end of the road you find it.

Just follow the indications, reach the end of the road, and you’ll find it.

The point is that when you find it there will be no road, because there will be no one to have found it.

Oh, well, you cannot have it all in life.

F.

DSC07149p(for our affectionate readers: YES, the blog is alive, and WE are.

The point is that living here in Nepal our RumboMalungo has been captured by the national Nepalese philosophy “Vistari-Vistari”, slowly-slowly, sigá-sigá, despacito-despacito, pian-pianino)